A los Dallas Cowboys no les falta historia contra los San Francisco 49ers. En los 90s, fueron los protagonistas de una rivalidad hístorica incluyendo su último enfrentamiento que incluyó 19 jugadores All-Pro en el terreno de juego. El domingo, ambas franquicias escribirán otro capítulo en la rivalidad.

Y apropiadamente, se proyecta como el juego más cerrado del fin de semana. En el mercado de apuestas, es el único partido con un favorito de tres puntos o menos.

Tanto los Cowboys como los 49ers han hecho un buen trabajo lo suficientemente bueno como para ser considerados contendientes en la NFC.

A pesar de un cierre ofensivamente lento, los Dallas Cowboys siguen contando con una unidad peligrosa, un buen quarterback y una de las mejores defensivas de la liga. Mike McCarthy tiene amplia experiencia en los playoffs. 

Por el otro lado, San Francisco ha cerrado fuerte la temporada como un equipo Top 10 en múltiples categorías. Han estado en este escenario antes y Kyle Shanahan es uno de los mejores coaches de la liga.

No es difícil darse cuenta de cuales serán las mayores complicaciones contra este rival el domingo. Todos los juegos de playoffs son difíciles, pero por diferentes motivos. En el caso de 49ers, todo se trata de frenar uno de los juegos terrestres más creativos de la liga y limitar a un jugador que hace todo en Deebo Samuel.

Los Cowboys tienen su propio par de estrellas en Micah Parsons y Trevon Diggs. Para ellos, este duelo de playoffs luce como una importante prueba. Echemos un vistazo.

Trevon Diggs

Deebo Samuel es una amenaza, eso queda claro. El receptor #19 de los 49ers lo hace todo, y es un jugador ágil y elusivo. San Francisco incluso lo utiliza como corredor frecuentemente. Y no para jugadas trucos necesariamente, sino que realmente es capaz de ejecutar acarreos en jugadas “tradicionales” para un corredor.

Muchos asumirían que el cornerback #1 de los Cowboys, Trevon Diggs, tendrá un día difícil contra Samuel, pero es importante señalar que Diggs tiene varias ventajas contra Samuel. Específicamente, Deebo Samuel no es un excelente corredor de rutas. Como receptor tradicional, Diggs debe ganar la batalla contra Samuel en cobertura hombre a hombre.

El problema viene después de la recepción. Los 49ers buscan darle el balón en recepciones fáciles a Samuel para que el haga daño después de la recepción. Es el segundo jugador en la NFL con más yardas después de la recepción en la temporada con 779, que equivale a 55% de sus yardas totales (1,405).

Diggs ha sido muy bueno en cobertura esta temporada, aunque uno de sus fuertes no es derribar oponentes. En campo abierto, Trevon Diggs ha tenido problemas en cerrar derribos y contra uno de los jugadores más elusivos en la liga, tendrá que estar más que dispuesto a tener uno de los juegos más agresivos de su carrera.

Como nota adicional, los Dallas Cowboys tendrán varias decisiones que tomar al como abordar a Samuel. ¿Si se desliza para adentro, Diggs lo sigue? ¿Quién es responsable de Diggs al alinearse como corredor? Esto es importante porque es difícil que un cornerback lo siga por su cuenta dentro de la caja, donde está en desventaja en contra del juego terrestre. No quieres a Diggs defendiendo la corrida con una línea ofensiva repleta de talento como la de los 49ers.

Micah Parsons

No hay nada que reprocharle a Micah Parsons. El LB/DE ha superado todas y cada una de las expectativas al colarse a la discusión del Defensivo del Año. Ha sido élite en todas las asignaciones que los Dallas Cowboys le han dado a largo de la semana.

¿Presionar al quarterback? Lo puede hacer. ¿Defender la corrida? Lo puede hacer. Al estar en el campo, bien podría ser el jugador más rápido en el campo. Los Cowboys y Dan Quinn lo saben.

Pero tendrá un reto importante este domingo. Parsons busca hacer jugadas grandes constantemente. “El león siempre está hambriento,” dijo el novato en la serie de Hard Knocks, la cual cubrió a los Dallas Cowboys en pretemporada.

Todo eso está bien, pero hubo un momento muy subestimado en la serie en la cual Leighton Vander Esch le dio un consejo vital a Parsons. El veterano de los Cowboys le dijo en la banda “no todas las jugadas son para que tu las hagas.” Los románticos del deporte lo vieron como algo negativo, al decir que claro que hay que hacerlo todo jugada tras jugada.

Pero Micah Parsons debe de tener muy en cuenta este consejo en contra de los 49ers. El fútbol americano es un juego de asignaciones, y contra el ataque terrestre hay que permanecer disciplinados. Si no estás en tu hueco por saltarte a otro, estás dejando un carril para el rival.

Esto suena lógico, pero es de suma importancia contra el ataque terrestre de Kyle Shanahan. Su ataque está lleno de movimiento antes y al momento del snap. Sus linieros ofensivos salen constantemente en “trampas.” Su ala cerrada George Kittle también lo hace. Sus corredores, receptores abiertos, todo. En veces, San Francisco te dirá a donde va con movimiento con la intención de que sepas, antes de sorprenderte con un bloqueo que no anticipabas. Los Dallas Cowboys de Dan Quinn deben tenerlo muy en cuenta.

Micah Parsons es extremadamente atlético, veloz, y físico. ¿Pero el domingo? Su paciencia será puesta a prueba.

Imagen destacada vía Kevin Jairaj-USA TODAY Sports