La ofensiva de los Dallas Cowboys despertó la semana pasada en contra de los Chicago Bears y mostró el potencial que tiene al llevarse la victoria 49-29.

En el encuentro, Tony Pollard explotó, Dak Prescott lució preciso y honestamente… Kellen Moore tuvo uno de los mejores partidos como coordinador ofensivo de su carrera.

“¡Son los Bears!” dirán muchos. Y hay algo de razón en eso. Esto no se debería de ver como un logro a largo plazo en la temporada. Pero negar el potencial que se mostró en el campo sería una locura.

Aquí hay tres tendencias que quisiéramos seguir viendo de la ofensiva de los Cowboys.

1. Más uso de piernas de Dak Prescott

La primer anotación del partido llegó por medio de una jugada de opción donde el quarterback de los Cowboys se quedó con el balón para una corrida de siete yardas para seis puntos.

El diseño de la jugada fue genial, como analizo en el video a continuación, y es un vistazo a lo letal que podría ser la ofensiva de Cowboys si usan más a Prescott en el juego terrestre. Esto aplica más que nada en situaciones como tercer down y pocas yardas por avanzar, zona roja, línea de gol, entre otras.

Pero además de usar las piernas de Prescott para correr el balón, en varios momentos del partido, los Cowboys utilizaron al quarterback en una de sus mayores fortalezas. Vimos al #4 lanzar en movimiento, por medio de jugadas de play-action, etc.

Dejar de explotar esa fortaleza es limitar a esta ofensiva. Moore no debería permitirlo.

2. Pases bajo centro

Una de las razones por las cuales Prescott fue tan exitoso el domingo fue evidente cuando el quarterback de los Cowboys estaba directamente bajo centro y no en la formación escopeta.

Cuando hablamos de ofensivas no predecibles, nos referimos a ofensivas que puedan atar sus conceptos terrestres con conceptos aéreos que se vean iguales antes del snap y momentos después del snap.

Muchos equipos – como los Cincinnati Bengals – tienen problemas para correr y lanzar en formaciones “bajo centro.” Por este motivo, los Bengals ahora juegan desde la formación escopeta exclusivamente. Simplemente, los rivales sabían que correrían cuando se alineaban de esa manera porque eran incapaces de romper la tendencia.

Pero los Cowboys, además utilizando movimiento para confundir a las defensivas, pueden hacer ambas con Prescott bajo centro. Y en una liga como la NFL en la que las defensivas están dando prioridad a jugar con dos safeties en lo alto, eso importa mucho.

Dallas está encontrando respuestas para cada tipo de cobertura que enfrente.

2. Más personal… ¿03?

Hablando de encontrar respuestas, un aplauso para Moore por el nuevo grupo de personal ofensivo nuevo que presentaron los Cowboys este domingo.

Personal “03.” Esos dos números se usan para definir cuantos corredores y cuantos alas cerradas tiene un equipo en el campo.

Por ende, personal 11 significa un corredor, un ala cerrada. Bueno, pues ahora Dallas uso un paquete ofensivo con cero corredores y tres alas cerradas (0-3).

Con CeeDee Lamb alineado como corredor en muchas de estas jugadas, Cowboys jugó con la estructura de las defensivas contrarias. ¿Cómo? En la jugada mostrada abajo, verán a tres alas cerradas alineados separados y como si fueran WRs.

Desde esta formación, Cowboys lanzó pases pantalla, pases cortos en rutas “normales,” buscó al receptor aislado del otro lado de la ofensiva (Michael Gallup), y hasta le entregó el balón a Lamb en una ocasión.

Esta fue una manera de combatir la falta de receptores abiertos siendo que Noah Brown estaba lesionado y el equipo no tenía opciones confiables más allá de Lamb y Gallup.

Pero si algo quedó en claro es que este grupo de alas cerradas conformado por Dalton Schultz, Jake Ferguson, y Peyton Hendershot es muy versátil.

Imagen destacada vía Jerome Miron-USA TODAY Sports

Could not load the poll.