Al analizar el roster de los Dallas Cowboys, cualquiera llegaría a la conclusión de que su fortaleza es la ofensiva. La defensiva, en cambio, tiene muchos huecos tanto en puestos titulares como en puestos de banca. Por ello, muchos anticipan que los Cowboys se enfoquen en defensiva cuando llegué la primera ronda del NFL Draft 2021. Sin embargo, Kyle Pitts es un prospecto que podría interesar a la administración como CeeDee Lamb lo hizo hace un año.

Pitts, considerado el mejor ala cerrada del Draft, dominó en la Universidad de Florida en 2020. En solo ocho juegos, Pitts atrapó 43 pases para 770 yardas y 12 touchdowns. En promedio, acumuló 18 yardas por recepción y 96.3 yardas por juego.

A pesar de ser un ala cerrada, Pitts vio tiempo de juego alineado como un receptor. Tanto en el interior como en el exterior, el prospecto de Florida terminó su carrera con números históricos en la historia de los Gators.

El analista del NFL Draft Dane Brugler lo describe a la perfección en sus rankings de la posición: 

“En general, Pitts presume un atletismo especial para separarse en cobertura y habilidades de recepción de elite para ser un jugador playmaker similar a Darren Waller.”

Al seleccionar a Kyle Pitts, los equipos de la NFL no se estarán llevando a un ala cerrada más. En cambio, estarán añadiendo un elemento explosivo a su ofensiva que puede ser usado de maneras muy creativas.

Un jugador como Pitts crea conflictos a las defensivas contrarias por el simple hecho de que los equipos tienen pensar como van a defenderlo. ¿Con un cornerback, safety, linebacker? Con ese tamaño, fuerza, y habilidad de recepción, no es fácil encontrar la receta correcta. Y muchas veces, los equipos tienen que ponerle mucha atención a este problema, forzando a descuidar a los receptores.

Claro, los Dallas Cowboys ya tienen alas cerradas. Blake Jarwin estará listo para la temporada después de perderse casi toda la campaña del 2020. Mientras tanto, Dalton Schultz surgió como un buen jugador al atrapar 63 pases para 615 yardas.

Pero eso no debería detener a los Cowboys de considerar llevarse a Pitts si así lo desean. El año pasado, el equipo lo demostró al llevarse al mejor jugador disponible en su turno, CeeDee Lamb. Receptor era una necesidad menor para el equipo, pero agregar a Lamb añadió una nueva dimensión a una ofensiva repleta de talento.

Si los Cowboys y Kellen Moore terminan con Kyle Pitts, estaríamos hablando de una adquisición similar. No estamos hablando de solucionar una necesidad, sino de construir y mejorar lo que ya es de por sí una fortaleza.

Considerando que antes de la lesión de Dak Prescott los Cowboys estaban anotando más de 30 puntos por juego, no suena como una mala idea.

Imagen destacada vía Kim Klement-USA TODAY Sports