En la pretemporada de la NFL, el marcador suele ser lo de menos. En realidad, lo que consiguen estos partidos es evaluar a los jugadores que están peleando por la titularidad o por un puesto en el roster de 53 jugadores. Pero este jueves cuando los Dallas Cowboys y los Pittsburgh Steelers se enfrentaron en el Juego del Salón de la Fama, se vivió una experiencia aún más profunda para los aficionados mexicanos. El debut de Isaac Alarcón.

Uno de mis datos favoritos en la historia de la NFL es el récord de público en la historia de la liga. Alguien podría imaginar que el récord le pertenece a un Super Bowl, o por lo menos a un juego de playoffs. Si mucho, a un partido de rivalidad histórica. Pero no, el récord le pertenece a un juego de pretemporada.

Nunca ha habido tantos aficionados en las gradas para un juego de NFL como en 1994… en el Estadio Azteca en la Ciudad de México. Los Dallas Cowboys y los Houston Oilers se enfrentaron en un duelo de pretemporada presenciado por 112,376 aficionados en vivo.

Pienso en este momento frecuentemente porque México es el segundo país del mundo con más aficionados a la NFL.

Y el jueves por la noche, todos los seguidores mexicanos seguramente no despegaron los ojos del liniero ofensivo con el #60. E Isaac Alarcón, probablemente a sabiendas de la atención que tenía encima, no decepcionó. De hecho, sorprendió gratamente.

La verdad, era difícil saber que esperar de Alarcón. El mexicano formó parte de la escuadra de prácticas de los Dallas Cowboys todo el 2020, pero lo hizo detrás de escenas. Siendo un jugador peleando por un puesto en el roster de 53 jugadores, no hay muchos reportes respecto a su actuación en training camp. Y a pesar de que conocíamos su nivel jugando en Liga Mayor con los Borregos de Monterrey, es casi imposible comparar el nivel de competencia.

Alarcón trabajó duro este offseason, entrenando con Duke Manyweather, quien también entrena a Tyler Biadasz y La’el Collins.

En el juego, Alarcón demostró un poco de todo. No cometió errores evidentes, supo manejar cambios en los bloqueos, subió al segundo nivel de la defensiva exitosamente e incluso “buscó trabajo” cuando no tenía a nadie frente a él. Lució muy bien en el juego terrestre y a pesar de que hay cosas que mejorar en el juego aéreo, Isaac no dejó una sola duda de que pertenece en este nivel de la NFL.

Esto último parece muy importante siendo que ha habido miembros de la prensa americana que han llegado a mencionar que el lugar del mexicano en el equipo no es más que “mercadotecnia.” Isaac Alarcón dejó en claro que no es así el jueves por la noche.

Y aunque uno podría pensar que el patriotismo está causando que muchos aficionados se dejen llevar, varios analistas americanos también destacaron la actuación de Isaac Alarcón.

Los Dallas Cowboys no tienen muchas opciones en el interior de la línea ofensiva. Aunque no será una tarea fácil, Alarcón tiene una oportunidad de ganarse un puesto en el roster de 53 jugadores. Connor McGovern y Matt Farniok parecen estar encima de él por el momento, pero si Dallas decide cargar con tres linieros bancas en el interior, Alarcón podría ser ese tercero.

Afortunadamente para Isaac, los Cowboys jugarán otros tres juegos de pretemporada. Si sigue jugando como lo hizo en Canton, Ohio, podría dar la sorpresa y quedarse en el equipo.

Imagen destacada vía Robert Deutsch-USA TODAY Sports