Gracias al nuevo modelo del calendario de la NFL, que consta de 17 juegos por equipo, los Dallas Cowboys enfrentarán a los New England Patriots por segunda vez desde el 2019.

Normalmente, Cowboys y Patriots no se enfrentarían cada cuatro años pero la NFL cambia rápidamente. Y si esto hubiera sucedido hace unos años, no hubieran sido las mejores noticias para Dallas. Pero el calendario no es lo único que ha cambiado, sino la identidad de ambas franquicias.

Los Cowboys han perdido sus últimos seis partidos contra los Patriots. La última vez que pudieron vencerlos fue en 1996. En sus últimos cinco – la era de Tom Brady – los Cowboys promediaron menos de 11 puntos por juego. Entre la temporada 2003 y la del 2020, los Patriots ganaron cinco Super Bowls. En ese mismo periodo, los Cowboys llegaron a siete playoffs.

Pero las cosas lucen diferentes en 2021, y no solo porque Brady está fuera de New England desde el 2020. Sino porque los Cowboys han arrancado la temporada 2021 con un récord de 4-1 y ostentan una de las ofensivas más eficientes de la liga junto a una defensiva que roba balones frecuentemente.

Y por más que haya muchas cosas que nos intriguen de este partido, la batalla más emocionante puede ser la que dos coaches tendrán en Foxborough. Puede ser una sorpresa recordar que esta es la segunda vez en la carrera del coordinador ofensivo Kellen Moore que enfrentará a Bill Belichick y su defensiva.

Hasta ahora, Moore ha planteado planes de juego agresivos para la ofensiva de Cowboys en los que busca explotar las deficiencias de las defensivas oponentes. Semana tras semana, el coordinador ofensivo de 33 años de edad ha encontrado la manera para vencer al coordinador defensivo oponente.

En las primeras cinco semanas, no ha dejado duda de que la ofensiva que maneja es élite y de las mejores en la liga. 

La última vez que vio a Belichick, los Dallas Cowboys anotaron solo nueve puntos en un juego en el que el clima no favoreció a ninguna de las ofensivas.

Pero en ese entonces, Belichick tenía al CB Stephon Gilmore, quien se llevó una intercepción clave contra Amari Cooper. Además, Moore era un coordinador novato y no tenía una unidad tan talentosa – o tan desarrollada – como la que tiene hoy en día. Y definitivamente no tenía a un HC como Mike McCarthy que lo ayudará a tener éxito. En vez de ello, tenía a Jason Garrett.

Pero aunque los tiempos han cambiado para Patriots y Cowboys, Belichick sigue siendo una de las mentes más brillantes cuando se trata de planes defensivos. Sus unidades son híbridas y pueden hacerlo todo depende del rival. Nadie tiene una identidad tan borrosa (pero tan efectiva) como los Patriots.

Los Tampa Bay Buccaneers fueron a Foxborough y fueron limitados a seis puntos en la primera mitad y 19 en el juego entero.

Y sin embargo, Cowboys tiene a un coordinador ofensivo encendido y claramente la ventaja en talento cuando hablamos de ofensiva de Dallas contra la defensiva de New England. Kellen Moore sin duda quiere continuar sorprendiendo contra uno de los mejores coaches en la historia de la liga.

Esta semana, le preguntaron a Kellen Moore acerca de las dificultades de enfrentarse a semejante entrenador, que normalmente hace que las ofensivas “jueguen zurdos” ya que les quita sus fortalezas.

Moore sonrió a la prensa antes de responder, “Soy zurdo. Estoy bien.”