La defensiva de los Dallas Cowboys está lejos de ser perfecta. Están lejos de ser una de las mejores en la NFL. Sin embargo, no se parecen en nada a aquella defensiva del 2020 que se convirtió en la peor en la historia de la franquicia en más de una categoría. Y aunque hay muchas explicaciones para estos cambios, la más clara de todas es la llegada de Dan Quinn.

En la NFL, los aficionados y los medios suelen ponerle etiquetas a los coaches. A los jugadores también, pero es más común que el coach cargue con una etiqueta más tiempo. En el caso de Dan Quinn, llegó etiquetado como un coach de “Cover 3,” que es una defensiva de zona.

Pero olvidamos que estos coaches pueden evolucionar y cambiar sus playbooks y filosofías defensivas. El coordinador defensivo de los Dallas Cowboys ha sido el último en darnos un recordatorio de ello.

De acuerdo a Ed Werder de ESPN, los Cowboys han jugado cobertura hombre a hombre en el 62% de las jugadas. Esto puede parecer una sorpresa pero de hecho Mike McCarthy nos advirtió de esto en abril.

No solo esto sino que los Cowboys se han convertido en una defensiva más veloz, liderando la NFL con 10 jugadores que han llegado a correr 19 millas por hora.

Ahora, no es fácil cambiar de una defensiva de zona a una que principalmente juega hombre a hombre. Pero hay un jugador en específico que lo ha hecho posible para la defensiva de Quinn. Ese hombre es Trevon Diggs, quien cuenta con tres intercepciones tras solo tres semanas de acción.

La defensiva de Cowboys ha confiado en Diggs con asignaciones difíciles como hacerle sombra a Mike Evans, Keenan Allen, y DeVonta Smith. Con la calificación más alta para un cornerback por parte de Pro Football Focus, Diggs ha demostrado que está listo para el reto.

Quinn no ha estado solo en esta transformación defensiva de los Dallas Cowboys, sino que ha contado con Joe Whitt y Al Harris. Whitt como coach de la secundaria y Harris como su asistente han hecho un gran trabajo desarrollando el talento joven del equipo.

Pero además de ello, los Cowboys están consiguiendo presionar al quarterback con Micah Parsons, Randy Gregory, Osa Odighizuwa incluso sin DeMarcus Lawrence disponible. Los safeties están jugando bien a pesar de no contar con Donovan Wilson.

Finalmente, lo más importante podría ser simplemente lo que este equipo piensa de Quinn. Desde su llegada, hemos visto un coordinador defensivo que ha enseñado a sus jugadores. El equipo entiende y acepta su sistema. Ha sido un cambio agradable a Mike Nolan, con quien hace un año escuchábamos comentarios mezclados y menciones de lo complicado que era el sistema.

El siguiente reto para la defensiva de los Dallas Cowboys será seguir robando balones. Estadísticamente, los robos de balón suelen ser difíciles de mantener a lo largo de toda una temporada. Y si no los consiguen, ejecutar incluso sin ellos. Por ahora, Quinn está dejando huella con una unidad que lidera la liga en robos de balón tras tres semanas de acción.

Imagen destacada vía Kevin Jairaj-USA TODAY Sports