Estamos a menos de dos semanas del NFL Draft. Se ha hablado mucho de lo que buscarán los Dallas Cowboys en los primeros dos días del evento, pero con cuatro selecciones en la quinta ronda, tienen munición para hacer una diferencia en el tercer día.

Se ha hablado de utilizar esas quintas rondas como munición en un posible canje, pero hay muchas necesidades que podemos estar pasando por alto que el equipo podría abordar con estas.

El Draft se trata más de seleccionar al mejor jugador disponible y menos de seleccionar por necesidad. Pero es un hecho que estas necesidades terminan influenciando, por lo menos un poco, como los equipos abordan el Draft.

Estas son tres necesidades subestimadas que Cowboys podría atender en el Día 3 del NFL Draft.

Un tercer, próximo segundo, corredor

El contrato de Ezekiel Elliott no le está resultando a los Dallas Cowboys. Aunque no es seguro que el equipo tomaría dicha medida, 2023 será el primer año en el cual cortar al corredor estrella sea siquiera una opción.

Mientras tanto, Tony Pollard (de quién queremos ver mucho más esta temporada) entrará a su último año bajo contrato en 2022. Con la producción y potencial que ha mostrado en recientes años, es justo asumir que no estará firmando un contrato por el mínimo cuando llegue el momento.

Es prácticamente imposible imaginar un 2023 en el cual tanto Elliott como Pollard estén en el roster de los Dallas Cowboys. Incluso antes de saber con quien preferirá quedarse la directiva, buscar a un tercer corredor en este NFL Draft sin duda es una opción.

El seleccionado podría ser un proyecto para complementar al titular desconocido a partir de 2023.

Sí, un pateador

Los Cincinnati Bengals fueron fuertemente criticados cuando seleccionaron al pateador Evan McPherson en la quinta ronda del NFL Draft en 2021. En enero, mientras McPherson rompía récords en los playoffs, eran los Bengals quienes reían al último.

Actualmente, los Cowboys tienen solo un pateador en su roster. Chris Naggar podrìa sorprender y tiene atributos interesantes, particularmente su poder, pero es un jugador con poca experiencia en la NFL y es de esperarse que el equipo busque una competencia.

En su más reciente Mock Draft, Dane Brugler simuló a Cade York a los Cowboys en la quinta ronta. El prospecto de LSU es considerado el mejor pateador en el Draft y realmente debe de ser una consideración. En la agencia libre, no hay opciones de confianza. El mejor agente libre podría ser Michael Bagdley, quien es el tercer pateador con más intentos fallados desde 2020.

OTro liniero ofensivo

Es de esperarse que Cowboys busque a un liniero ofensivo a más tardar en el segundo día del NFL Draft. El equipo necesita un guardia izquierdo titular para 2022 y potencialmente alguien que se convierta en el futuro reemplazo de Tyron Smith.

Bernhard Raimann, por ejemplo, tiene potencial como tackle pero podría ser insertado como guardia de inmediato. Lo mismo con Kenyon Green, Zion Johnson, y muchos otros.

Pero buscar un segundo liniero ofensivo en las rondas finales del Draft suena como algo lógico para el equipo. Dallas aún carece de un tackle versátil que pueda fungir como swing tackle, es decir jugar del lado izquierdo o derecho como banca.

Y si Cowboys busca a un guardia como Green o Johnson en la primera ronda, buscar a alguien a un tackle para el futuro no es mala idea.

Imagen destacada vía Geoff Burke-USA TODAY Sports