“Si fuera mi decisión, jugaría,” dijo Dak Prescott a los medios esta semana. El quarterback de los Dallas Cowboys ha hecho lo posible por volver al emparrillado este domingo por la noche tras sufrir una distensión en la pantorrilla derecha en la Semana 6.

La lesión vino en un momento genial. Los Cowboys vencieron en overtime a los New England Patriots en un duelo en el que todo se abultaba en su contra. Castigos y errores fueron constante en el partido, pero Cowboys logró sacar el juego en los momentos más importantes.

Entre muchas otras cosas, esto incluyo:

  • Una conversión en cuarta oportunidad con Cedrick Wilson.
  • Encontrar a CeeDee Lamb en tercera y 25 para poner a Cowboys a un gol de campo para empatar el juego.
  • Un pase de touchdown al mismo Lamb para terminar el encuentro.

Lamentablemente, esa última jugada no solo implico la victoria y dos semanas de disfrutar el video en el que Lamb se despide con la mano del defensivo Jalen Mills después de que el Patriot lo empujó una vez que la jugada – y el juego – había terminado.

Sino que también incluyo la lesión de Prescott. Si no fuera porque los Dallas Cowboys tenían una semana de descanso enseguida, seguramente hubieran tenido que jugar sin su QB titular en la Semana 7. El “bye” vino justo en el momento indicado.

Pero ahora, a pesar de reportes optimistas toda la semana, las cosas parecen estar en duda para Dak Prescott. Hay tanta incertidumbre que los mercados de apuesta han reaccionado. Los Cowboys pasaron de ser favoritos por 2.5 puntos a ahora ser underdogs por 2.5 puntos el jueves. 

¿Jugará o no jugará Dak? El equipo indicó que esta decisión no será oficial hasta el sábado. Y aquí en A to Z Sports, aunque considero que hay mucha evidencia que indica que lo hará, nos es imposible decirlo con certeza. Finalmente, es difícil ofrecer una opinión respecto a información médica.

Como dijo Dak Prescott, el siente que puede jugar pero lo que los Dallas Cowboys quieren evitar es que se agrave la lesión del mariscal de campo.

Pero una pregunta ha surgido constantemente en las redes sociales. Digamos que puede jugar. Pero… ¿Por qué no simplemente descansarlo? ¿Vale la pena arriesgarlo? Después de todo, los Cowboys ya tienen la división en la bolsa.

Es esto último lo que quisiera abordar en Cowboys en Español esta semana. Dejando de lado lo médico por ahora y asumiendo que los médicos del equipo le dan luz verde a Dallas para que juegue Prescott, no habría motivo por el cual no deberían de arriesgarlo.

Claro, la NFC East está en la bolsa. Los Cowboys van 5-1 mientras todos y cada uno de los rivales tienen récords de 2-5. Pero los Dallas Cowboys no solo deben pensar en la división sino en toda la conferencia.

Los equipos que arrancan la temporada 5-1 tienen un 22% de probabilidades de ganar el sembrado #1 de la conferencia. No suena a una cifra muy alta, pero habla de que Cowboys está en esa discusión. Y en su defecto, está en la discusión de un alto sembrado que potencialmente le podría ofrecer localía a lo largo de todos los playoffs.

Estadísticamente hablando, disfrutar de una semana de descanso o de la localía en los playoffs puede ser la diferencia entre llegar o no llegar a una final de conferencia o incluso al ansiado Super Bowl.

Cowboys desde octubre debe estar pensando en ganar todos los juegos posibles por la conferencia, no por la división. Muchos dirán “solo es octubre, es pronto para pensar en eso.” Pero cuando contemos las victorias en diciembre para ver quien tiene el mejor sembrado, vamos a caer en cuenta de que… victorias en septiembre, octubre, noviembre, o diciembre valen lo mismo.

Si los Dallas Cowboys consideran que Dak Prescott no debe jugar por miedo a un posible agravamiento de su lesión, es más que entendible. Pero si los médicos dan “luz verde” para que Dak juegue, así lo hará.

Y el estatus de la división no debería de tener nada que ver con la decisión.

Imagen destacada vía David Butler II-USA TODAY Sports