Aunque faltan meses para el arranque de la temporada de la NFL, la ofensiva de los Dallas Cowboys parece estar más que definida. Sabemos quien es el quarterback titular. Sabemos quienes son los tres receptores titulares y los cinco linieros ofensivos titulares, y lo mismo es cierto en cuanto al corredor. La única posición en la que queda una pregunta es la de ala cerrada. ¿Blake Jarwin o Dalton Schultz?

Antes de la temporada del 2020, los Cowboys parecían estar completamente convencidos de Blake Jarwin. Meses antes de la temporada, Jarwin recibió una extensión de contrato por tres años a pesar de ser un jugador con poco historial de producción. Después de su lesión en el primer juego de la temporada pasada, Dalton Schultz aprovechó la oportunidad de brillar.

Y ahora rumbo a 2021, la batalla que se librará en la posición es de las más emocionantes para los aficionados de los Cowboys.

Blake Jarwin es la respuesta lógica. Pero está lejos de ser la respuesta final. Es un jugador más atlético, más grande y con más explosividad para ser una amenaza en el juego profundo. Es el jugador en el que los Dallas Cowboys apostaron hace un año al extenderlo. A sus 27 años, apenas debería de venir lo mejor de su carrera.

Sin embargo, uno nunca sabe como va a regresar cualquier jugador de una ruptura del ligamento cruzado anterior. Y aunque es difícil olvidar aquella actuación de 365 yardas y tres touchdowns contra los Giants en el 2018, es un jugador con potencial, no experiencia.

Esto no quiere decir que Jarwin no vaya a explotar ese potencial. Pero Jarwin no ha sido un titular para los Cowboys hasta el momento. En 2019 incluso había quejas de aficionados y analistas de porque no era el titular por encima de Jason Witten. Todo lo que hemos visto de parte del ala cerrada de 27 años son destellos de potencial y jugadas grandes. Pero siempre de manera limitada.

Insisto, la intención de señalar esto no es criticar a Jarwin. Simplemente es poner en la mesa que cuando hablamos de Jarwin hablamos de lo que puede ser, no de lo que es.

Afortunadamente para Dallas, hay competencia en la posición. Dalton Schultz atrapó 63 pases para 615 yardas y cuatro touchdowns en 2020, dando una actuación sorprendente considerando los quarterbacks lanzando el balón en su dirección.

Pero la incógnita en la posición va más allá de quien será el titular entre Jarwin y Schultz. Debido a la poca experiencia de ambos, aún tienen que probar que es una posición por la que los Dallas Cowboys no tienen que preocuparse más allá del 2021.

Actualmente, a la ofensiva de Kellen Moore no le faltan armas. Pero Michael Gallup está en año de contrato y el contrato de Amari Cooper es muy flexible. Si Jarwin y Schultz no demuestran ser suficiente, la posición de ala cerrada podría resultar siendo una necesidad desde el 2022.

Imagen destacada vía Tim Heitman-USA TODAY Sports