Los Dallas Cowboys se encontraron en una posición un tanto incómoda en el NFL Draft 2021 cuando llegó su momento de seleccionar. En incontables simulaciones, los Cowboys se veían en posición de llevarse a su cornerback preferido entre Jaycee Horn y Patrick Surtain II o bien, el que quedara disponible en su momento.

Sin embargo, la decisión se volvió más difícil cuando ninguno de los dos esquineros estaban disponibles, yéndose en los dos picks anteriores. Todd Archer reportó que los Cowboys consideraron subir en el orden para asegurar a su esquinero preferido pero que el costo era muy alto. Finalmente, Los Denver Broncos decidieron dejar pasar a Justin Fields y a Mac Jones, llevándose a Patrick Surtain II.

Mientras que la expectativa era que más de tres quarterbacks fueran seleccionados en el Top 10, los Cowboys no tuvieron esa fortuna. Sin embargo, supieron reaccionar y realizaron un canje para bajar solo un par de selecciones y conseguir una selección de tercera ronda a cambio.

Gracias a esto, los Cowboys tienen ya tres selecciones de tercera ronda. Aunque el trade fue con los Philadelphia Eagles, rival divisional, la directiva de Dallas puede presumir una victoria en dicho canje. Aunque ayudaron a Philadelphia a llevarse a su receptor, también evitaron que aterrizara en los New York Giants, donde podría hacer más daño en el corto plazo.

Finalmente, cuando llegó el turno de los Cowboys en el pick #12, la decisión parecía estar entre dos jugadores, aunque Stephen Jones y compañía no dudaron a quien seleccionar. Rashawn Slater y Micah Parsons eran los mejores jugadores disponibles, aunque para los Cowboys, Parsons era el mejor jugador disponible, según varios reportes.

¿Quién es Micah Parsons?

En Micah Parsons, los Dallas Cowboys se llevan a un atleta de primer nivel. Con solo un año de experiencia en la posición de linebacker, Parsons demostró que puede utilizar el tamaño prototípico que tiene a su favor. Cambia de dirección como pocos prospectos lo hacen y tiene una aceleración que le permite presionar quarterbacks y alcanzar en persecución a cualquier rival.

De hecho, siendo que Parsons era originalmente un ala defensiva antes de hacer la transición a linebacker en 2019, tiene muchas características necesarias en un caza cabezas. De acuerdo a los Dallas Cowboys, Dan Quinn planea hacer uso de dicha habilidad.

Algo que Micah Parsons tendrá que mejorar en entrenamientos con los Dallas Cowboys, será su habilidad de cobertura. Aunque tiene las aptitudes físicas para mantenerse pegado a alas cerradas y corredores, es un departamento en donde demostró ciertos errores en ángulos y demás que puede y debe mejorar en la NFL.

Para los Cowboys, la situación en la posición de linebacker se pone interesante. Tienen pocos días para ejercer la opción de quinto año en el contrato de Leighton Vander Esch, pero tras perderse 13 juegos en las pasadas dos temporadas, podría ser que juegue en 2021 sin seguridad a largo plazo.

Las habilidades de Parsons encajan con lo que Dallas podría buscar en un linebacker del lado débil, rol que Vander Esch ha ocupado en repetidas ocasiones. Con su talento y potencial de desarrollo, Parsons debería tener participación de titular en algún punto de la temporada 2021.

Un Día 2 interesante…

Los Dallas Cowboys tienen cuatro picks totales en el segundo día del NFL Draft. En el pick #44, probablemente habrá opciones para la defensiva secundaria que está en un punto crítico después de que no se pudo atender en la primera ronda.

Jugadores como Asante Samuel Jr., Tyson Campbell en la posición de cornerback y safeties como Richie Grant, Trevon Moehrig, y Jevon Holland siguen disponibles. Sin embargo, se espera que muchos sean seleccionados previo al pick #44 de Dallas. Si los Cowboys tienen un nombre en específico en mente, podrían considerar asegurarlo con un canje para subir en el orden.

Sin embargo, no podemos descartar la posibilidad de buscar línea ofensiva, tanto en el exterior como en el interior. Connor Williams y Tyler Biadasz están programados para ser titulares. Sin embargo, podrían buscar añadir competencia en la segunda o tercera ronda para solidificar una línea ofensiva que ha tenido problemas recientemente.