Cuando el juego contra los Detroit Lions llegó a su fin, el siguiente rival de los Dallas Cowboys prometía un juego prometedor y en la bolsa para los de la Estrella Solitaria. Después de todo, los Chicago Bears han mostrado una de las peores ofensivas en la liga esta temporada.

Pero el pasado Monday Night, los Bears se vieron como otro equipo por completo. Con 33 puntos a su nombre y cuatro robos de balón, mandaron a los New England Patriots a su casa con la derrota de manera contundente.

Eso dejó a muchos con la duda de, ¿hubo un cambio real para Bears? ¿O fue magia de una semana? En otras palabras, ¿qué tipo de rival deberían esperar los fans de Cowboys este domingo?

La respuesta no es tan fácil. Vayamos a los detalles.

Justin Fields liberado

Los Cowboys no enfrentarán a la misma ofensiva que se vio de la semana 1 a la 6. Eso debe quedar claro. El motivo es que los Bears hicieron algo que no habían hecho antes. Dejar a Fields correr.

Y el punto es que hicieron mucho más que “lecturas de opción.” Sino que usaron todo tipo de corridas para Fields, incluyendo acarreos por el centro. Detrás de una línea ofensiva buena en bloqueo terrestre, los resultados fueron devastadores contra Patriots.

Fields tuvo 14 acarreos para 82 yardas y además demostró su fortaleza como pasador en conceptos que lo sacaban intencionalmente de la bolsa de protección.

Para combatir esto, esperemos una mezcla del plan defensivo de las últimas dos semanas. Sellar los extremos y forzar todas las corridas hacia el centro lo más posible y castigar al quarterback cada vez que se jueguen corridas de opción. Es decir, si se está leyendo a Micah Parsons, no hacer que el #11 tome decisiones, si no mandarlo directo al QB.

Cowboys podrá presionar

No me sorprendería que Bears busque lanzar el balón solo 10 o 15 veces mientras este partido se mantenga competitivo. Chicago tiene la peor línea ofensiva en la liga cuando se trata de protección de pase, lo cual significa problemas contra Micah Parsons y sus amigos.

Fields ha sido capturado 27 veces en la campaña, la marca más alta en la NFL. Considerando que es de los mariscales de campo que menos lanza el balón, eso te dice todo lo que hay que saber de como lidian con la presión.

Esto significa que Micah Parsons podría hacer historia el domingo. Hasta el momento, tiene cuatro juegos con más de un sack en los primeros siete partidos de los Cowboys.

Si consigue un quinto juego así en los primeros ocho juegos, sería el primer jugador en la NFL en lograrlo desde que se lleva registro oficial de las capturas (1982).

¿Amenaza aérea?

La presión prohibirá que Fields tenga muchos intentos profundos el domingo, pero es necesario mencionar que la defensiva de Cowboys podría jugar muy lesionada.

Jourdan Lewis está fuera por todo el año y aunque muchos esperan una transición sin problemas a DaRon Bland, no será fácil superar su ausencia. Además, el safety Malik Hooker también está lidiando con una lesión que impactará la defensiva profunda de Cowboys si es que no juega.

No sería una sorpresa que Bears conectara algunas jugadas grandes explotando dichas bajas.

Conclusión

Los Cowboys son un equipo superior a los Bears, pero si mantienen el juego cerrado y son capaces de correr el balón en la segunda mitad podrían complicar la tarde.

Por otro lado, si forzan a Fields a lanzar el ovoide desde temprano, sería difícil envisionar un juego cerrado. La presión de los Cowboys, que es la mejor en la liga, debería de lucir como una batalla injusta.

Featured image via Jerome Miron-USA TODAY Sports