¿Quiénes son estos Dallas Cowboys?

Honestamente, estoy seguro que muchos aficionados se han hecho esta pregunta varias veces a lo largo de esta temporada. Desde la Semana 1, a pesar de haber perdido contra los Tampa Bay Buccaneers, parece que este equipo está haciendo declaraciones constantes.

Pero pocas han sido tan sorprendentes como ir a Minnesota a vencer a un equipo de Vikings sin Dak Prescott en la Semana 8 de la temporada. Una vez que se anunció que Cooper Rush sería el titular el domingo por la noche, no esperaba que Cowboys se robara una victoria de visita.

Y ni siquiera es en contra de Rush. Simplemente es difícil ganar en la NFL con un quarterback. Nick Foles ganando el Super Bowl para los Philadelphia Eagles es la excepción, no es la regla. Más aún cuando vas contra una defensiva que estaba teniendo un buen año contra el pase (los Vikings aún son la defensiva aérea #3 en la NFL).

Pero los Cowboys lo consiguieron. Sería difícil retratar el juego de Rush como uno dominante, pero el mariscal de campo banca hizo un buen trabajo en momentos clave del partido.

¡Y el staff de coaches fue agresivo con él bajo centro! De hecho, en promedio los pases de Rush buscaban a objetivos a 10 yardas de la línea de golpeo. El quarterback que estuvo lanzando cerca de la línea fue Kirk Cousins. No Rush.

Kellen Moore y Mike McCarthy no tuvieron miedo de extender el campo verticalmente y confiar en el brazo de Rush, quien completó seis pases en 11 intentos que viajaron más de 15 yardas en el aire incluyendo un touchdown.

En vez de depender completamente del juego terrestre, estuvieron dispuestos a lanzar y ser agresivos cuando pocos lo esperaban.

Los jugadores en la NFL responden a lo que los coaches dictan. Ezekiel Elliott hizo un esfuerzo súper humano en los momentos finales del partido para conseguir la primera oportunidad y gol. Amari Cooper hizo todo lo posible por volver al campo en el momento más importante y atrapar la anotación que ganaría el juego.

¿Hay algún aficionado o seguidor de los Dallas Cowboys que cree que este partido hubiera sido una victoria bajo el staff de Garrett hace un par de años? Honestamente considero que la respuesta es no. Aquellos equipos de Cowboys se desmoronaban al perder un tackle ofensivo.

Pero los Cowboys del 2021 han superado todas sus bajas, ofensivas y defensivas.

¿Y qué hay de la aparente confidencialidad con la que se están manejando? Relevante o no, Mike McCarthy al parecer engañó a los Vikings con su manera de manejar la información en torno a Dak Prescott. Tanto así que Xavier Woods confesó que solo se prepararon para Dak.

Esta semana, Mike McCarthy se negó a nombrar al tackle derecho del equipo e incluso añadió “dejaremos que los Broncos se enteren cuando se enteren.” Aunque Dak Prescott comentó que su expectativa es que La’el Collins tome el flanco derecho mientras Terence Steele se desliza al izquierdo, este equipo ha sido más enigmático que de costumbre.

Entonces, ¿quiénes son estos Dallas Cowboys?

La verdad, aún es temprano. Pero los Cowboys han ganado seis al hilo y lucen como una de las mejores ofensivas de la liga. Además, la defensiva sigue dando tremendos esfuerzos liderados por jugadores que están haciendo jugadas dignas de cambiar el rumbo de partidos.

Sin duda se han ganado el título de contendientes. Esto es territorio nuevo para muchos aficionados de la Estrella Solitaria. Ajustes agresivos, confidencialidad, y un locker room tan unido como cualquier otro en la liga.

En la celebración al finalizar el encuentro ante Vikings, Dalton Schultz dirigió unas pocas palabras al equipo y terminó el “break” diciendo “Juntos a las 3… 1,2,3 JUNTOS!”

Sean quienes sean, los Dallas Cowboys están jugando juntos. Y pueden vencer a cualquier equipo en la NFL.

Imagen destacada vía Matt Blewett-USA TODAY Sports