Es el fin de semana del Super Bowl LVI y es imposible no mencionar dicho partido en este espacio semanal. Pero para hacerlo más interesante, hagámoslo con un toque para los Dallas Cowboys. Siendo que tanto los Cincinnati Bengals y Los Angeles Rams están en el escenario al que Cowboys ha buscado volver por casi tres décadas, algo se tiene que aprender de ellos.

La lista de cosas que se puede aprender de estas escuadras es una muy larga. Así que en vez de ponerle atención a algunas de las que más se han discutido en las pasadas dos semanas, aquí hay dos cosas que me gustaría que Cowboys “robe” de Rams y Bengals.

Rams: Dominio de un esquema terrestre

Habiendo recibido otra oportunidad, Kellen Moore tendrá que recordarle a la afición de los Dallas Cowboys porque se hablaba de su grande futuro. Moore hace muchas cosas bien, pero ha quedado a deber en otras. Se ha ganado el título de “coleccionador de jugadas,” lo cual puede ser algo bueno. Pero a su vez, destaca un problema.

¿Cuál es el esquema de los Cowboys? ¿A qué recaen cuando las cosas no salen bien? ¿Qué es eso que los hace retomar su camino cuando la defensiva contraria los está alejando de su plan?

Los Rams, por ejemplo, han evolucionado. Ya no son el equipo que dependen 100% de sus corridas de “zona externa” como lo eran en 2018. De estas nacían otras jugadas de play-action y más. Pero en 2021, cuando las cosas no están saliendo bien en el juego aéreo, pueden regresar a su esquema terrestre para “encontrarse” a sí mismos.

Los Dallas Cowboys no parecen tener eso. Mucho menos aún un esquema terrestre que dominen. Veremos si Kellen Moore adoptará un esquema más firme en 2021 o si seguirá haciendo un poco de todo.

Bengals: Versatilidad defensiva

La verdad, no tengo nada en contra de la defensiva de los Dallas Cowboys (¡Micah Parsons se llevó el novato defensivo del año!). Esto es menos una crítica a Dan Quinn y más una apreciación de lo que hacen los Bengals con su propia unidad.

Cowboys vivió y murió en defensiva por medio de coberturas hombre a hombre. Esto fue una sorpresa de parte de quien ganó el premio al Asistente del Año, siendo que Quinn se hizo una fama como un coach que prefería coberturas de zona. No es que una sea mejor que la otra, pero sorprendió el cambio radical en su filosofía.

En el fin de semana de Comodines, cuando los Cowboys cayeron ante los San Francisco 49ers, la unidad de Quinn tuvo que alejarse un poco de lo que más dominaban. Al enfrentar a un equipo tan comprometido a la corrida, Dallas se vio forzado a usar coberturas de zona para apoyar más al frente defensivo y tener ojos en el balón.

Los resultados, como saben, no fueron muy buenos.

Los Bengals no tuvieron una defensiva tan buena como la de Dallas Cowboys esta temporada, pero hay algo que se puede aprender de ellos. Su versatilidad. Puede que no sean una unidad de élite, pero lo que han hecho en playoffs es un ejemplo de ello.

Según The Athletic, los Bengals han utilizado las siguientes coberturas en más de 100 jugadas cada una:

  • Cover 1, Cover 2, Cover 3, Cover 4, Cover 6.

No necesitamos adentrarnos a los detalles de cada una de estas coberturas. Pero la flexibidad para utilizar cada una en más de 100 jugadas durante la temporada es una hazaña digna de reconocerse y querer replicar.

Imagen destacada vía Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports